Wednesday, July 05, 2006

Y ahora que!

Con las elecciones del domingo pasado, creo que se cierra por fin un periodo electoral que si no me equivoco se inicia mas o menos en octubre del 2005. Fueron 8 meses en que partidos políticos, agrupaciones ciudadanas y gobierno estuvieron preocupados mas por el tema de los votos que por definir cual va a ser el futuro de Bolivia.

Es de esperar por tanto que ahora el Congreso empiece a cumplir sus funciones, primeramente nombrando autoridades a fin de que se acaben de una vez los famosos interinatos. Es de esperar que el gobierno de una vez por todas gobierne y lo haga a favor de los mas necesitados porque hasta el momento hemos escuchado una serie de discursos populistas y poco coherentes, pero en esencia la forma de gobernar y las políticas que se están aplicando no son muy diferentes de lo que hicieron los anteriores gobiernos.

Muchos se sorprenderán con la última oración del párrafo anterior, pero a mi parecer poco o casi nada ha cambiado en las políticas que ha aplicado el gobierno, al menos en el ámbito económico. Solamente para citar algunos ejemplos:

i) La Nacionalización, mas fue un show con ejercito de por medio y pancartas que realmente una nacionalización en el estricto sentido de la palabra. Me da la impresión de que lo único que sucedió fue un incremento del impuesto que se cobra a los hidrocarburos de 50% a 82% y el gobierno se apropio de las acciones de las petroleras que estaban en manos de las AFP’s lo que correspondería a una expropiación que se hizo a los mismos bolivianos sin una correspondiente compensación.

ii) El Plan Nacional de Desarrollo tiene como punto fuerte el fortalecimiento de NAFIBO y la creación de una Banca de Fomento, algo que hubiera sucedido de cualquier manera. Después no hay nada novedoso. Se cambia de nombre a las superintendencias y se las transfiere a los ministerios, pero en esencia seguirán haciendo lo mismo. Siguen existiendo los planes de trabajo temporario como el PLANE que son solamente un parche al problema de desempleo.

iii) Seguimos con la misma preocupación del ATPDEA que hasta ahora no sabemos si se nos va a ampliar o no, lo más probable es que no. Sabemos que es necesario para garantizar fuentes de trabajo sobretodo en El Alto y mantener la pequeña y débil industria manufacturera que aún existe. Eso si tenemos como nuevo el famoso TCP (Tratado de los Pueblos), pero nada que vaya a cambiar nuestra estructura de comercio.

iv) Seguimos dependiendo de la ayuda extranjera y de la condonación de la deuda por parte de los organismos multilaterales. Se nos ha añadido la “ayuda” de Venezuela, que habrá que ver como tendremos que repagar esos “créditos”. Como sucedió en anteriores gestiones el gobierno necesita de la ayuda internacional para llevar adelante su plan (ver La Prensa).

En conclusión, todo el discurso anti-neoliberal, anti-imperialista, populista debería terminar pues las elecciones ya son historia. Me gustaría ver un gobierno central y también los departamentales planteando ideas que permitan superar la pobreza e incrementar la educación. Asimismo esperemos que la Asamblea Constituyente no sirva de pretexto para tomar decisiones, me parece absurdo que la decisión de entrar o no al MERCOSUR tenga que depender de esta instancia como lo señala esta noticia de El Deber.

La Asamblea Constituyente no va a ser una Asamblea Catastrófica (como sostiene Evonomics), sino Canasta-trófica, es decir una canasta donde todo el mundo va a depositar demandas y el gobierno va a depositar decisiones importantes. Como siempre lo he dicho y cada vez me convenzo de esto, seguimos en un período de transición. Cuanto durará es algo que nadie sabe.

2 comments:

Jonathan said...

Que optimista que eres.

Guccio said...

Que mas queda.