Monday, December 10, 2007

Fin del Circo

Si hay algo bueno que se puede rescatar de lo ocurrido el fin de semana, es que por fin se acabo esa farsa llamada Asamblea Constituyente. Y digo farsa porque nos hicieron creer que se iba a formular una institución que nos conduzca al entendimiento y a la unidad y al final se dio todo lo contrario. Como bien lo decía el desaparecido blog “Lecciones de Economía en Evoland”:

La Asamblea Constituyente en Bolivia es un invento desparatado. No tiene ni pies ni cabeza y lo más seguro es que no generará más que mayor poder para Evo y sus muchachos.

Como algo que fue hecho por políticos, es un documento que solamente garantiza más poder a los políticos coyunturales del MAS. Lo que no debería sorprendernos, pues esa es la lógica en la cual se mueven todos los políticos. Eso explica también el hecho que se la haya aprobado a las patadas y pensando en intereses personales y no en Bolivia.

Cuan ingenuos pudimos ser los bolivianos. Realmente podía salir algo bien de una instancia manipulada por los políticos? Y que políticos!!!! Se puede confiar en los políticos….JAMAS. En un artículo se dice que analistas y sectores ven que hay vicios de nulidad. Pero, por favor cuando los políticos han hecho algo enmarcados en las leyes…NUNCA. Así que realmente no me sorprende nada, menos la cochinada que han hecho gobierno y opositores, para al final sacar una Constitución que por sus artículos no es más que el reflejo de una clase política mediocre.

Si todavía queda un poco de amor por Bolivia, esperemos que los referendums sean correctos. Ya se esta hablando de que en el caso del referéndum revocatorio se necesita 54% de votos para revocar el mandato del Presidente, eso representa 1/25+1/2. Por favor, basta de buscarle 5 patas al gato, y basta de marear a la gente con quebrados. En una votación justa y equitativa se gana con 1/2 más 1 voto y punto. Entonces que la nueva Constitución se apruebe con 2/3.

7 comments:

angelcaido666 said...

Por fin se acabo......

Guccio said...

Leí tu post sobre Chile y Pinochet y justamente lo que hace de Chile un país diferente es que Pinochet promulgo la actual Constitución y la hicieron intelectuales de la época que visionaron un país moderno y en desarrollo. No se si fue tanto merito de Pinochet, pero por lo menos permitió una Constitución clara, simple y que representa reglas de juego básicas. Tenía obviamente algunos atisbos políticos que favorecían a la dictadura, pero con el tiempo fueron corregidos. En cambio aquí la nueva Constitución no se sabe quien la hizo, es 90% un manifiesto político y de reglas claras y de visión de país nada.

http://aliaga.lamatriz.org said...

Mira que creo que la cosa es al reves, que este momento está como está, por la falta de políticos, porque se rompió el sistema de partidos y que nos gobiernan los representantes de organizaciones sociales como los Movimientos Sociales, los Comités Cívicos, las Asociaciones de todo tipo. No hay garantías para la paz, en ninguna parte del planeta, sin un grupo de políticos que puedan hablar en nombre del interés general (solo desxde la política se puede hablar del interés general, no se puede hacer desde una empresa o una cooperativa, ni desde un club). Para volver a sentarnos todos juntos, por igual y tomar decisiones que nos devuelvan a la vida democrática, habrá que volver a la política, revalorizar la política, construir proyectos políticos, estar en un proyecto con los otros que secundan y acompañan, negociar en nombre del pueblo, pactar, hacer cumplir, gobernar con instituciones. Es decir, hacer política. Lo demás son sueños.

Guccio said...

Partidos políticos hay y organizaciones ciudadanas también, el problema es que hay dos bloques, los plurinacionales y los autonomistas. Si te fijas por el nombre nomás ambos plantean una nación dividida. Lo que hace falta es que aparezca un tercero que rescate el Estado Unitario. Pero al paso que vamos es claro que ambos quieren un país dividido, siguiendo el refrán: Divide y vencerás.

Mario R. Duran Chuquimia said...

Guccio:
en Bolivia toavia creemos que por magia de la palabra escrita, cambiaremos todo...
lo que falta en nuestro pais... es dejar de pensar en que el Estado nos debe plata (tentacion rentista) y empezar a trabajar por nosotros mismos.
un saludo

Mauricio said...

Yo no creo que aparezca el tercer salvador. Cuán bueno sería encontrarlo!!! pero lo veo bastante lejano.

Además, para ser pragmático creo que esta pulseta debe dirimir a un vencedor, sea en las urnas, en las calles a puñetazos o mediante una fusión de aquellas impensadas. Ya no podemos ocultar más los problemas bajo la alfombra. Como dicen los buenos deportistas... que gane el mejor, yo agregaría sin golpes bajos por favor (aunque llegó tarde la recomendación).

Saludos,

Guccio said...

Es duro admitirlo, pero ese tercero es el ejército. Desde mañana será la única institución Boliviana que exista y por ende será la única que pueda preservar el Estado unitario. Claro esta deberá asumir una posición neutral, lo que definitivamente implicará acabar con plurinacionales y autonomistas.